domingo, 9 de diciembre de 2012

V CONGRESO INTERNACIONAL DE TANGOTERAPIA-8/12/012

viernes, 9 de noviembre de 2012

TANGOTERAPIA POR MARIA EUGENIA CUYÀS EN EL FORUM MUNDIAL DE LA DANZA -BUENOS AIRES 2012-


PRESENTACIÓN DE LA DISERTACIÓN DE TANGOTERAPIA POR EL PRESIDENTE DEL CIAD.SR. SORIMAGO.
 LIC,MARÍA EUGENIA CUYÁS-INSTRUCTORA DE TANGO SRA.SILVIA MACHIOLI

viernes, 26 de octubre de 2012

Depsicoterapias.com

Depsicoterapias.com

jueves, 25 de octubre de 2012

ENTREVISTA DIARIO LA LA NACION-REVISTA

http://www.revistaohlala.com/1519900-tangoterapia-animate-a-la-danza-saludable

Tangoterapia: bailar para sentirte mejor

Sumarte al ritmo del 2x4 no sólo es un gran ejercicio para tu cuerpo sino que también trabaja profundamente tu expresión, emociones y formas de comunicación; anímate a experimentar el equilibrio a través de esta técnica


Sumarte al ritmo del 2x4 no sólo es un gran ejercicio para tu cuerpo sino que también trabaja profundamente tu expresión, emociones y formas de comunicación; anímate a experimentar el equilibrio a través de esta técnicaDejate llevar por la música y experimentá una instrospección - Foto: Corbis

Por María Wortzman
Especial para RevistaOHLALA.com


¿Sos de las que a la hora de pensar en el tango lo asociás sólo con música del siglo pasado y gomina? Ya no más. Hoy en día podés encontrarte con diferentes grupos de terapia basados en el compás del 2x4 cuya función es ayudarte a mejorar la forma en la que te interrelacionás con vos misma y con los demás.
¿Qué es la tangoterapia? La tangoterapia se trata de una actividad que combina todos los elementos del tango que ya conocés como, por ejemplo, sus movimientos, música y cultura para así encontrar el camino para mejorar tu forma de relacionarte y comunicarte con vos misma y con el otro.
La idea es que mejores tu calidad de vida a través de una herramienta tan familiar como esta música y que aproveches todas las sensaciones que éste te puede generar. Es por eso que esta terapia es para todos, ya sean personas sanas o con algún problema de salud.
Tomando la danza como punto de partida, los talleres apuntan a que te conozcas mejor y que permitas que la música recree tus vivencias, sentimientos y emociones a tal punto que algunas veces vas a sorprenderte.

Comunicate sin palabras

Si bien necesitás algo de noción sobre cómo bailar tango -te lo van a enseñar en la primera clase-, la realidad es que la tangoterapia no difiere de la práctica tradicional. Es decir, te vas a encontrar con la misma danza que alguna vez bailaste o viste bailar.
Sí vas a notar que las canciones son sólo instrumentales. Esto es así ya que se pretende que ahondes en tus propios sentimientos y sensaciones y no en las que te provocan las piezas cantadas.
Algunos talleres de tangoterapia también utilizan el "estilo milonguero", es decir que replican esta forma de tango tan característica que podés encontrar en cualquier milonga de Buenos Aires. ¿La diferencia? Se supone que es una forma más íntima, que implica un mayor contacto con el otro y por ende, un mayor compromiso emocional y empatía, lo que sirve para potenciar la autoestima y la confianza.
Sumarte al ritmo del 2x4 no sólo es un gran ejercicio para tu cuerpo sino que también trabaja profundamente tu expresión, emociones y formas de comunicación; anímate a experimentar el equilibrio a través de esta técnicaEl tango sirve para iniciar un proceso de exploración y desarrollo individual; ¡animate! - Foto: Corbis

Bailá por tu salud

Como toda terapia, la del tango no es la excepción: si te sumás a este proceso son muy necesarios tu compromiso y tu constancia desde el principio hasta el final (no hay resultados mágicos). ¡Si ponés todo eso de vos, sus beneficios pueden ser muchos!
La tangoterapia está indicada para personas con diferentes y diversas afecciones:
- Fobias sociales y psicosis.
- Trastornos sociales y ataques de pánico.
- Enfermedades psicosomáticas.
- Diabetes, cardiopatías, hipertensión, alergias y enfermedades de piel.
- Estrés y tensiones musculares por ansiedad.
- Adicciones, depresión
La realidad es que cualquiera -aún si no padece nada de lo anterior- puede sumarse a dar un paso hacia la introspección a través de la tangoterapia. La clave es que te animes a iniciar tu proceso de exploración y desarrollo individual y si es al ritmo del 2x4, mucho mejor.

¿Dónde practico tangoterapia?

Existen varios lugares donde grupos y tangoterapeutas se juntan a practicar esta actividad. Y para más información, chequeá las webs de nuestros especialistas consultados.
- Escuela AMAR: Se trata de una asociación que desde 2004 desarrolla clases de tango-danza y expresión corporal, entre muchas otras actividades.
Cuándo: Los jueves de 17:30 a 20 horas. Se dividen en dos grupos: principiantes y avanzados.
Dónde: Cochabamba 3239, Ciudad de Buenos Aires.
Más información: www.asociacionamar.org.ar
- Centro Cultural Club De Los Artapalos
Dónde: Humberto Primo, 1750, Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Informes:             4305-4494      
- V Congreso Internacional de Tangoterapia: Si te interesa asistir vas a encontrarte con prácticas, talleres de danza, debates, intercambio de experiencias de participantes y formación de nuevos tangoterapeutas.
Cuándo: Del 6 al 11 de Diciembre de 2012
Dónde: Rosario, Santa Fe
Más información: www.congresotangoterapia.com

Especialistas consultados:
Dr. Federico Trossero , psicoanalista y autor del libro "Tango Terapia"
www.tango-terapia.com.ar
María Eugenia Cuyás , Licenciada en Psicología y psicoterapeuta.
Maestra, bailarina de tango y tangoterapeuta
tangoterapia-cuyastango.blogspot.com.ar
¿Qué te parece la filosofía de la tangoterapia? ¿Te animarías a probar una terapia de este tipo? ¿Por qué? ¡Contanos!
 

jueves, 23 de agosto de 2012

NOTA PUBLICADA EL 22/8/2012 DIARIO CLARIN

Tangoterapia, una apuesta por la salud http://www.entremujeres.com/vida-sana/salud/tango-terapeutico_0_760124087.htm

Tangoterapia, una apuesta por la salud

Es una opción para explorarnos, tomar conciencia de nuestro cuerpo y entrenar el equilibrio. Además, el vínculo con el bailarín y la comunicación corporal ayudan a ser más perceptivos con el entorno y contribuyen a aumentar la sensibilidad erótica.
Sabrina Díaz Virzi
Al bailar tango, dos personas se funden en un abrazo y navegan por la pista como si fueran una sola. Esta danza une, conecta y obliga a tomar registro del propio cuerpo y mejora el vínculo con el otro. La tangoterapia usa a esta danza a favor de la salud, ya sea para preservarla, mejorarla, o tratar enfermedades específicas. Por ejemplo, aquellos profesionales dedicados a esta disciplina aseguran que ayuda a pacientes con cáncer, diabetes, mal de Parkinson, discapacidades motoras o intelectuales, trastornos de estrés post-traumático, psicosis, timidez, ansiedad, depresión, pánico, entre otros.
“Su acción terapéutica reside, fundamentalmente, en la intensidad y la profundidad de las emociones que despierta el tango cuando se baila y se escucha su música o su poesía”, comenta el doctor Federico Trossero, psiquiatra clínico y psicoanalista rosarino autor del libro “Tango Terapia”. “El tango nos pone en fuerte contacto con nuestras dificultades, cualidades o conflictos -en una clarísima y contundente muestra de cómo somos, y cómo interactuamos con la pareja y el grupo-. Esto nos ayuda a superar las barreras de nuestro desarrollo personal y llevar adelante una vida plena de realizaciones y goce”, agrega.
Con la tangoterapia, “se acrecienta el autoconocimiento, se potencia la autoestima, se facilitan los desbloqueos físicos y emocionales, y se integra mente y cuerpo. Además, propicia el ejercicio de la empatía, y nos sitúa en el aquí y ahora”, explica María Eugenia Cuyás, licenciada en psicología, psicoterapeuta, tangoterapeuta, bailarina y maestra de tango.
El abrazo cerrado, milonguero, es la opción más íntima que propone este baile, es el que genera mayor contacto. Este es el tipo de abrazo que suele usarse en estas terapias. “Genera un mayor contacto físico y emocional. Pone en juego toda nuestra química para sentir el placer del abrazo -que no implica necesariamente un placer erótico-. Se busca confianza y encuentro”, desarrolla Cuyás.
En sus clases, ella propone el cambio de rol: “Desde el punto de vista psicológico, favorece la empatía, el hecho de ponerme en el lugar del otro; y, desde el punto de vista cognitivo, se utilizan distintos hemisferios: uno para conducir (rol masculino), y otro para cerrar los ojos y dejarse llevar (rol femenino). Esto lo aplicamos en todo lo que hacemos en la vida”.
El tango ejercita, además, la improvisación: “Como no tenés una coreografía preestablecida, te obliga a entenderte corporalmente con el otro. Esto es útil para trabajar trastornos de ansiedad, ya que el paciente debe tolerar el ‘no saber qué viene’, no tiene demasiado control a priori”, comenta Daniela Galizia, psicóloga de orientación cognitiva y apasionada bailarina de tango.
En las provincias y diversas partes del mundo se realizan talleres con diferentes objetivos. Entre ellos, la Escuela de Tango de la Asociación AMAR (Cochabamba 3239) tiene alumnos con discapacidad intelectual y sensorial, y un ballet de jóvenes con síndrome de Down. Por otro lado, la Unidad de Geriatría del Hospital Ramos Mejía brinda talleres de tangoterapia para adultos mayores en forma gratuita. En este contexto de crecimiento de la disciplina (para la que algunos piden su inclusión como una carrera específica), del 6 al 11 de diciembre de este año se realizará el V Congreso Internacional de Tangoterapia en Rosario, provincia de Santa Fe.
“El tango es terapéutico en sí mismo, es decir, hace bien. La tangoterapia propone un plus: poner en palabras lo que cada uno siente al bailar tango, trabajar sobre lo que nos pasa. Es un conocimiento sacado de la experiencia”, resume María Eugenia Cuyás.
Un encuentro erótico
El tango es una danza reconocida por su sensualidad, por su erotismo a flor de piel. Durante el baile, “hay que construir el vínculo con alguien que no se conoce, se debe aprender a registrar los mensajes corporales, hay un acercamiento… Por eso, puede decirse que es una metáfora de una relación sexual”, dice Daniela Galizia, quien también tiene formación en sexología. Al enriquecer los canales del erotismo a través del tango, se busca contribuir a desarrollar la simbología erótica, lo que propiciará la creatividad y aumentará la sensibilidad.
Hay muchos tabúes que rodean a las relaciones sexuales. Hay partes del cuerpo con las que se pierde el contacto debido a mensajes prejuiciosos (verbales como no verbales), a experiencias traumáticas o, simplemente, por falta de estimulación. A través de esta mirada, se busca un reencuentro con el propio cuerpo para, luego, mejorar el vínculo con el compañero/a, y con los demás. La idea -explica la especialista- es recuperar el contacto, el placer del encuentro con la mirada, del estremecimiento cutáneo, del abrazo que contacta con un aroma y sensibiliza al tacto.
Según Galizia, en el tango se reflejan los mismos conflictos que se ven en la sexualidad. Pero, al trabajarlo desde la danza, se le saca una gran parte de la carga de ansiedad que genera el tabú social. “Al alejarse un poco, se puede trabajar mejor”, dice.
En este sentido, el doctor Trossero explica que el tango es un instrumento que “ayuda a llegar a las capas más profundas de nuestra intimidad e iniciar así un camino de luz por los senderos del alma”. Y concluye: “El tango es la metáfora de la vida, el tango nos enseña la vida”.